2. Las Guerras No Se Libran Contra el Mal

17 Mar

Una de las excusas más antiguas para la guerra es que el enemigo es malvado sin remedio. Adora al Dios equivocado, su piel y su idioma son los equivocados, comete atrocidades y no se puede razonar con él. La larga tradición de librar la guerra sobre los extranjeros y convertir a la religión correcta a los supervivientes “por su propio bien” es similar a la práctica actual de matar a los extranjeros por que sus gobiernos ignoran los derechos de las mujeres. De entre los derechos que cita esta razón falta uno: el derecho a la vida, tal como nos han intentado explicar los grupos de mujeres Afganas que no quieren que se use su situación para justificar la guerra. La supuesta maldad de nuestros oponentes nos permite no contar las muertes de mujeres o niños no americanos. Los medios occidentales refuerzan nuestra perspectiva distorsionada con imágenes de mujeres tapadas con el burka, pero no se arriesgan a ofendernos con fotografías de las mujeres y niños asesinados por nuestras tropas y nuestros ataques aéreos.

 

Imagina que las guerras realmente tuvieran objetivos humanitarios, la “marcha de la libertad” y la “propagación de la democracia”: ¿No contaríamos a los muertos extranjeros para hacer una estimación de si el bien que intentamos hacer compensa el daño que hacemos? No lo hacemos porque consideramos que el enemigo es malvado, merece morir y cualquier otro tipo de pensamiento constituiría una traición a nuestro propio bando. En Vietnam y en guerras anteriores, se contaba a los enemigos muertos como medida de progreso. En el 2010 el General David Petraeus revivió esta costumbre en Afganistán, pero sin contar a los civiles muertos. Por lo general hoy en día cuanto mayor es el número de muertos, más duras son las críticas contra la guerra. Pero, evitando los recuentos y las estimaciones, seguimos concediendo a esas vidas un valor nulo e incluso negativo.

 

Y al igual que los paganos irredimibles fueron convertidos a la religión correcta cuando la muerte y el sufrimiento cesaron, también nuestras guerras llegan a un final, o por lo menos a una ocupación permanente de un pacífico país marioneta. Llegados a ese punto, los siniestros enemigos se convierten en aliados admirables, o por lo menos tolerables. ¿Entonces, eran malvados desde el principio o decirlo hacía más fácil llevar a un país a la guerra y convencer a sus soldados para que apuntaran y dispararan? ¿La gente de Alemania se convertía en monstruos inhumanos cada vez que íbamos a la guerra contra ellos y luego revertían a seres humanos completos cuando se hacía la paz? ¿Cómo se convirtieron nuestros aliados rusos en un imperio malvado en el momento en que dejaron de desempeñar la humanitaria obra de matar alemanes? ¿Solo fingíamos que eran buenos, cuando en realidad habían sido malvados todo el tiempo? ¿O solo fingíamos que eran malos cuando en realidad solo eran seres humanos confusos, como nosotros? ¿Cómo se convirtieron las gentes de Afganistán e Irak en seres demoníacos cuando un grupo compuesto en su mayoría de saudís estrellaron aviones contra edificios en los Estados Unidos, y sin embargo los saudís seguían siendo seres humanos? No busques la lógica.

 

La creencia en una cruzada contra el mal sigue siendo una motivación real para los que apoyan la guerra así como para los que participan en ella. Algunos de estos partidarios de la guerra y participantes siguen estando motivados por un deseo de matar y convertir a los no cristianos. Pero nada de esto se acerca a las motivaciones reales de los que dirigen las guerras y que se tratarán en el capítulo seis. Su odio e intolerancia pueden tranquilizarlos, pero por lo general no dirigen su agenda. Los planificadores de la guerra encuentran en el miedo, el odio y la venganza fuertes motivaciones para el público y los reclutas. Nuestra cultura popular, saturada de violencia, nos hace sobreestimar el peligro de un ataque y nuestro gobierno utiliza ese miedo mediante amenazas, advertencias, niveles de alerta con códigos de colores, registros de seguridad en aeropuertos y barajas de cartas con las caras de nuestros peores enemigos pintadas sobre ellas.

Anuncios

3 comentarios to “2. Las Guerras No Se Libran Contra el Mal”

  1. Alejandro El Heredero marzo 18, 2011 a 12:21 #

    Este capítulo me hace plantearme varias preguntas. En España, no hemos vivido una guerra recientemente. En el sentido de que no ha habido un conflicto armado dentro de nuestras fronteras. Vivimos en supuesto país democrático, con nuestros líderes elegidos por nosotros….Pongamos que estos son supuestos que se hacercan a la “verdad” o por lo menos a la “realidad”. Vale.

    Pero entonces. Pongamos que nuestro ejercito fueran hombres no malvados, pero sí frustrados, o confusos, que tomaran el poder por la fuerza. Pongamos que el cabecilla de esta revuelta militar fuera efectivamente malvado, o mejor dicho, un hijo de la grandísima puta con problemas psicológicos cuyo único afán para la existencia fuera la extinción de la vida en función de su criterio.

    ¿Seríamos capaces de levantarnos en armas contra él para defender nuestros derechos? ¿Lucharíamos? o nos iríamos de nuestras casas para emigrar a un lugar mejor? No me mal interpretéis. Todas las guerras me parecen sucias. No se que haría….¿Defendería mi hogar derramando sangre? ¿Vengaría la muerte de algún ser querido inconscientemente en medio de un conflicto debajo de mi propia casa? ¿Correría, lloraría, abandonando mi hogar? ¿Justificaríamos la guerra….? Claro, esto que cuento, lo leemos en nuestros ordenares, de nuestras casas y parece ciencia ficción. Esto solo ocurre en las películas. En países lejanos con gentes distintas.

    Yo veo a cada país como si fuera un niño pequeño. Un niño de 6 años que solo se mueve por impulsos….Le quita la pelota a sus hermanos pequeños….Se cuela en la fila del comedor…..Roba las chucherías de en la tienda de abajo….Hace equipo de futbol con sus amigos y solo se pasa la pelota con ellos, se pega por gilipolleces, se insulta inconcientemente. Pero todo esto a lo grande se traduce en cosas mucho más grandes cuando nos referimos a los países.

    Quizás el problema de las guerras que parecen justas, es que nunca pueden serlo porque intervienen tantos actores al rededor nuestro buscando cada cual su caramelo….Acabamos formando grupos de hombres que disparan con un fin común bajo una estrategia común dirigidos por un ente superior (Bandera, estado, aliados) que al final todo eso en lo que creías al parecer es lo que demasiada gente cree…¿todos creen en lo mismo? ¿Todos creen en tu libertad? ¿Todos quieren tu libertad? Mentira.

    • La Guerra es una Mentira marzo 18, 2011 a 15:13 #

      Tocas dos temas interesantes en tu comentario
      1.- ¿ Se puede responder de manera no violenta a actos sin sentido, motivados por el simple hecho de hacer daño? Yo creo que si. Y creo que se pueden hacer muchas cosas para prevenir que ese tipo de gente llegue a adquirir cualquier tipo de poder.
      2.- ¿ Podemos imponer nuestras convicciones en otros países con culturas totalmente diferentes? Esta es más dificil. Depende de si crees que hay un modelo de civilización universal idóneo al que debemos aspirar todos o no.

  2. Michael Sevener marzo 23, 2011 a 18:03 #

    Creo que los eventos recientes de Libio nos dan lecciones claras. En primer lugar se planteo que solo existen dos formas de responder a la crisis: haciendo nada o haciendo la guerra. En realidad siempre existen mas opciones. Como referencia: http://www.crisisgroup.org/en/publication-type/media-releases/2011/immediate-international-steps-needed-to-stop-atrocities-in-libya.aspx

    Es lo que se llama “falsa dicotomia”. Es falta de imaginacion o son razones mas siniestras que impulsan a nuestros lideres a adoptar la solucion “facil” de matar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: